martes, 24 de agosto de 2010

LOS PRIMEROS ACIERTOS Y DESACIERTOS DEL GOBIERNO ENTRANTE

No han pasado más que dos semanas desde que se posesiono el gobierno actual y ya comienzan a perfilarse quienes serán las estrellas y los agujeros negros del grupo de asesores y ministros nombrados para el nuevo periodo presidencial; a todas luces la funcionaria más iluminada es la señora canciller, María Ángela Holguín que con solo 4 días al frente de su despacho ministerial, logro lo que parecía imposible, reunir a Hugo Rafael Chávez presidente de Venezuela y a Juan Manuel Santos, nuestro jefe de estado actual, en una maratónica y mediática concertación en la histórica ciudad de Santa Martha, en la Quinta de San Pedro Alejandrino, casa en donde falleció el libertador Simón Bolívar, lugar que representa un icono de la gesta libertadora para nuestro imperial vecino venezolano; este rápido encuentro inmediatamente sembró la reanudación de las deterioradas relaciones con el vecino país y entregó un parte de tranquilidad para la recuperación de una gran cartera en dólares que sin abonar presentaba ante los exportadores Colombianos el gobierno de la república Bolivariana de Venezuela.


En la otra orilla de este impecable arranque del reciente mandato se ha situado el nuevo ministro de hacienda, que tratando de sostener promesas de la campaña que fueron muy publicitadas, ha enviado al congreso para aprobación una reforma tributaria acomplejada y pequeña, que no le da el margen de acción para adicionarle el carbón necesario a las locomotoras de la prosperidad; por lo tanto el señor ministro ha pedido a sus compañeros de las otras carteras, mucha austeridad en el gasto y poca inversión; el señor Echeverry le quiere seguir apostando a un aumento en el recaudo por cuenta del aumento de la economía de consumo y a un exitoso comportamiento de la actividad minera de exportación, mas un aumento del déficit fiscal incrementándolo del 4.2% actual a un 4.4% según análisis de connotados ex ministro de hacienda y antiguos codirectores del banco Central. Fundamentos todos estos endebles, pues las señales macroeconómicas mundiales no están generando anuncios optimistas en cuanto a la recuperación económica de los Estados Unidos, Europa y los otros países del G 20, lo que en el papel significa menos demanda para los productos mineros, un decaimiento del consumo interno y un peligroso aumento del endeudamiento del estado, cuando lo que se pretende es mejorar la idoneidad crediticia del país, que se encuentra desde hace 9años en calificación de país con riesgo moderado de crédito.

En otros asuntos comienzan las ambigüedades, como el no definir con celeridad el asunto de gobernabilidad en el Valle del Cauca, al no tener en claro como sustituir al gobernador destituido, que a todas luces genera desconfianza y demasiada incertidumbre; también la tan publicitada reforma a la justicia, cuando en las tres principales del país la violencia va en aumento desbocado, superando la reacción de alcaldes, jefes locales de policía y el mismo gobierno central; este fenómeno en Centro América puso a tambalear el orden social y si aquí no se toman medidas urgentes, concisas y profundas pueden exponer a la población general a un oscuro panorama con resultados apocalípticos de desorden y violencia sin fin.

Así que no solo se gobierna con buenas intenciones, hay que también demostrar liderazgo y gerencia eficiente, como lo ha enseñado la señora canciller.

Cierro aquí esta Ilustración definiendo que los buenos y malos anuncios más las acciones realizadas por los principales actores del nuevo régimen presidencial nos afectan a todos, esperemos que en el camino se puedan acomodar las cargas que presentan inestabilidad, por el bien y el desarrollo de toda nuestra patria Colombiana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada