viernes, 28 de febrero de 2014

EXÉGESIS SOBRE LA EXIGUA PERSPICACIA POLÍTICA COLOMBIANA



Fotografía pag Gobierno Bolivariano de Venezuela
Como un efecto por la actitud de la ciudadanía colombiana, quienes frente a los sucesos que transcurren en la república Bolivariana de Venezuela han asumido una postura de respaldo insensata; me propongo la tarea de analizar sobre las asombrosas muestras de falta de rigor político y del pleno desconocimiento histórico, del proceso económico y social que paralelamente fluye entre el modelo colombiano y el del estado venezolano.

Mis conciudadanos sujetos al manejo mediático de los conglomerados periodísticos, impresos, visuales y radiales, se han sumergido en un contagio de solidaridad infundada por el hábil amaño con el que se enfocan las revueltas que acaecen en el vecino país, desconociendo o dejando de lado que solo hace unos pocos meses, o exponiéndolo con mayor precisión en septiembre pasado, vivíamos en nuestra nación, manifestaciones y disturbios más complejos, con un mayor número de víctimas mortales, además de desaparecidos; asonadas efectuadas por efecto de la aplicación de las ineficientes políticas agrarias, asimismo ante el insuficiente control a los negociadores oficiales que realizaron un imperfecto manejo en los convenios agropecuarios sujetos a los tratados de libre comercio, que han perjudicado severamente la producción y comercialización agrícola por cuenta del dumping, que procede del lavado de dinero o de los cuantiosos subsidios otorgados por los otros estados signatarios a sus campesinos.

Pero resulta que para mis connacionales es mayormente inequitativo el régimen de Venezuela que ha afrontado dificultades solo en los últimos 5 años, aunque sus cifras en educación, cubrimiento en salud, nutrición infantil, reducción de la pobreza le son muy favorables según la CEPAL, que el de la elite Colombiana que presenta uno de los peores índices de Gini de Latinoamérica gracias a la inmensa inequidad; camarilla gobernante desconectada por más de 150 años de las necesidades y carencias de campesinos, obreros y profesionales, que somos la gran mayoría de la población local.

Claro en nuestra patria no hay quien presione, ni los medios masivos necesarios para rememorar o así mismo para recapitular los episodios económicos o sociales perjudiciales, como la violencia partidista que ha enlutado miles de hogares, las fallidas reformas agrarias, la supresión de garantías pensionales y salariales, la degradación en la calidad de la educación ahora suplantada por un prototipo denominado de gratuidad escolar, que solo distribuye pobreza y precariedad en la formación de los docentes y en las ayudas didácticas o la vulgar pauperización de los servicios de salud.  

Así que por la falta de memoria histórica, además de nuestra poca perspicacia política resulta que nuestro sistema es perfecto y el del vecino es calamitoso; ah colombianos cuanta falta nos hace tener medios independientes, educación bien estructurada y cultura política para exigir un trato apropiado de parte del establecimiento criollo.

1 comentario:

  1. Estimado blogger,

    Soy Natalia, Responsable de Comunicación de Paperblog. Tras haberlo descubierto, me pongo en contacto contigo para invitarte a conocer el proyecto Paperblog, http://es.paperblog.com, un nuevo servicio de periodismo ciudadano. Paperblog es una plataforma digital que, a modo de revista de blogs, da a conocer los mejores artículos de los blogs inscritos.

    Si el concepto te interesa sólo tienes que proponer tu blog para participar. Los artículos estarían acompañados de tu nombre/seudónimo y ficha de perfil, además de varios vínculos hacia el blog original, al principio y al final de cada uno. Los más interesantes podrán ser seleccionados por el equipo para aparecer en Portada y tú podrás ser seleccionado como Autor del día.

    Espero que te motive el proyecto que iniciamos con tanta ilusión en enero de 2010. Échale un ojo y no dudes en escribirme para conocer más detalles.

    Recibe un cordial y afectuoso saludo,
    Natalia

    ResponderEliminar